Make your own free website on Tripod.com

Gozos a Nuestra Sra. del Prado

Autor: D. Aurelio Pérez, Cura párroco de Valderrebollo durante 21 años

CORO

     Pues sois de nuestros quebrantos

el remedio más dichoso

SED NUESTRO AMPARO AMOROSO

VIRGEN BENDITA DEL PRADO

 

ESTROFA

    Como ciudad que brilláis

los fundamentos tenéis

en montes santos, y hacéis

Santos que montes mostráis

así refugio nos dais

contra infernales espantos

   SED NUESTRO AMPARO...

 

    Vuestra rara perfección

con reverente piedad

adora esta vecindad

y pagáis su devoción

admitiendo su oblación

y haciendo favores tantos.

     SED NUESTRO AMPARO...

    

     Tanto mal e indiferencia

es la que reina hoy día

que sin vuestra protección

todo, desorden sería.

continúa Madre mía,

enjugando nuestros llantos.

    SED NUESTRO AMPARO...

 

    Sois el consuelo mejor

para cualquiera dolencia,

pues halla en vuestra clemencia

remedio, cualquier dolor;

al que os llama con fervor

aliviáis en sus quebrantos.

    SED NUESTRO AMPARO....

 

    De la corriente arrastrada

del Tajuña en la ribera

Tu poder de esta manera

quisiste manifestar

sobre la verde pradera

admirando sus encantos

    SED NUESTRO AMPARO....

 

    Cuando de Europa el tirano

desolaba toda España

la libertad de su saña,

con tu poderosa mano

consigue que la librareis

de males terribles tantos

    SED NUESTRO AMPARO...

 

    De los campos y ganados

cuidáis con tanto primor

que de frutos y verdor,

siempre se ven matizados

y en año estéril colmados

en pago de nuestros llantos

     SED NUESTRO AMPARO...

 

    Muy de veras te pedimos,

de corazón te rogamos,

destierres de nuestro suelo

los mundanales encantos,

aumentando nuestra fe,

y avisando a los incautos

    SED NUESTRO AMPARO....

 

    Es precioso confesar,

de esta Villa sois la Diosa

por esto, REINA GLORIOSA,

os pretenden obligar

los hijos de este lugar

con estos humildes cantos.

    SED NUESTRO AMPARO AMOROSO

    VIRGEN BENDITA DEL PRADO.

 

Prólogo a la Novena en honor de la Virgen del Prado

(Autor: Don Aurelio Pérez, cura párroco de Valderrebollo durante 21 años)

       Decía San Anselmo, que así como parece imposible se salve hombre ninguno, sin ser devoto de MARÍA, así, parece también imposible, se condene y perezca ninguno de sus devotos. Esta es la causa de que entre todos los fieles, sea tan particular y exquisita la devoción a MARÍA SANTÍSIMA y, tan innumerable el número de SANTUARIOS Y ERMITAS donde, bajo diversos nombres se tributa el culto debido a su poderosa intercesión. La diversidad de títulos provienen de circunstancias particulares, de beneficios debidos a su intercesión en tiempos calamitosos, o en desgracias y penalidades en que se ha recurrido a su celestial amparo. La Villa de Valderrebollo se gloría, con razón, de poseer una ERMITA, donde, desde tiempo inmemorial se da culto a MARÍA SANTÍSIMA bajo el nombre de NUESTRA SEÑORA DEL PRADO, sin que por su remota antigüedad, se tengan noticias exactas de su fundación, y, si fue o no aparecida su Divina imagen, según vulgarmente se cree, aun cuando yo me inclino, a que fue traída por los Templarios de Talavera de la Reina y estar situada lo mismo que aquella se halla junto a las riberas del Río Tajo y, por algunos escudos que se encuentran en esta Villa de origen Templario.

 

     Como quiera que sea, son tan singulares y milagrosos los beneficios que constantemente han conseguido de esta piadosa SEÑORA los habitantes de esta Villa y de los pueblos vecinos, como lo demostraban los exvotos que pendían de sus paredes, totalmente destrozados el años 1.936 por las hordas marxistas, que es su amparo en todas las necesidades, su consuelo en todas sus tribulaciones y objeto constante de su veneración.

 

      Deseoso yo, que he tenido la dicha, durante 21 años, de ser el párroco de esta Villa y de considerarme como hijo de la misma, de manifestar mi devoción y agradecimiento a sus muchos favores, contribuyendo según mis cortas luces a su mayor gloria, y a extender más y más la devoción de esta Sagrada Imagen, he extractado esta Novena dedicándola a Nuestra Señora del Prado.

 

       No me lisonjeo de haber sido yo el que estableció por primera vez la novena en esta Parroquia y los versos de la misma, y de haber llenado el objeto que me propuse; pero confío sí, en que los que las leyesen disimularán las faltas que encontrasen en consideración a mi piadosa intención y buenos deseos

 

Nota interesantísima...

  "En el año de 1.932, hallé en el Archivo Parroquial, una bula de CLEMENTE VIII en un pergamino magnífico, concediendo 100 días de indulgencia a aquellos que fuesen Hermanos de la Cofradía de NUESTRA SEÑORA DEL PRADO, confesasen y comulgasen en el día de su fiesta."

(Dice D. Aurelio, Párroco entonces de la Villa de Valderrebollo, en la edición de la novena, impresa de  1957)